¿Por qué empecé a escribir? Por pobreza, responde Carlos Gorostiza en una entrevista y sonríe. Dice que si hubiera nacido en una familia pudiente, tal vez hubiera sido pintor o pianista...pero como la situación no era tal con un lápiz y un papel ya tenía las herramientas necesarias. Cuenta que siempre tuvo un espíritu creativo, que siempre andaba detrás de ese algo, que todo artista busca. Que en el fondo, claro, es la búsqueda de la verdad que está adentro de él y quiere emerger.

por Eugenia Jambruia

Leer más...

Coloquial, en esa clase de entrevistas para paladear que regalan tipos de charla fascinante, Nine reveló una vez cómo se topó con las cuatro palabras que mejor definen su quehacer. La autoría de la definición no fue de un crítico, sino de una adolescente que se refugió en el Centro Cultural Recoleta, probablemente para disimular una tarde de 'rabona'. "Vos dibujás en lunfardo", escribió en un cuadernito habilitado para compartir impresiones acerca de la obra expuesta.

Por Walter Szumilo

Leer más...

Click. La Kodak trabaja. Toma registro, muchas veces a escondidas. Guarda. Intuye que porta en su seno el testimonio inobjetable que ayudará a contar una historia que hasta ahí se silencia. Lejos de congelar el momento, lo abriga de lucha, lo enciende, lo carga de significado.

Adelina Ethel Dematti se formó como docente en la Escuela Normal de su Chivilcoy natal y fue maestra y directora de jardín de infantes. Fue a la vez -por vocación pero sobre todo por imposición de la máxima tragedia argentina- 'la madre fotógrafa' de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, organización que la tuvo entre sus fundadoras, como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Es que de sus 88 años, que se apagaron el último mayo, fue forzada a vivir alrededor de 38 sin Carlos Esteban, uno de los dos hijos que tuvo con su marido Luis María Alaye. Con 21 años, el joven dirigente de la UES fue secuestrado el 5 de mayo de 1977 en Ensenada por personal 'civil', luego identificado como mano de obra de la Marina.

Por Walter Szulmilo

Leer más...

Pudo haber sido violinista, si persistía en las clases que a los trece años tomaba con Jacobo Ficher. Pero lo sedujo la actuación. Y no quiso resistirse. Con garbo, dio luego el paso de actor a director, enfocado al teatro y al cine, permitiéndose algunas lúcidas incursiones en la pantalla chica. Ese peregrinaje multidisciplinario le aportó la sabiduría para pisar firme en el mundo de la ópera, en el que descollaría, al igual que en el de la gestión cultural, arte no del todo menor.

Por Walter Szumilo

Leer más...

Enmadejados en la estridencia de un mundo complejo, lo vemos meter la mano en un bolsillo del pantalón. Desdobla un papelito. De él lee. No recita un tratado sociológico. Habla de fuegos, abrazos, espejos y amores. Habla de lo que importa. Estira las vocales finales de su decir pausado y revalida con honores su papel de cronista del sentido común. Por un momento, hace que no parezca el menos común de los sentidos.

Por Walter Szumilo

Leer más...

Todos los derechos reservados

 Copyright © 2013 - El Pasajero

Un viaje por la cultura 

Diseñado por

ICE- Imagen y Comunicación Estratégica

Scroll to top